Una lágrima vale más que mil palabras

El verano de 2016 me regaló, además de (mucho) vino tinto, un amor y un evento. Ambos efímeros, apasionantes, hipnóticos y complejos. En aquel entonces, tenía 26 años y trabajaba …

Una lágrima vale más que mil palabras VER MÁS